HOLA, MUNDO.

HOLA, MUNDO.

No sabría como empezar a escribir un primer post para este blog. Yo soy padre soltero y tengo la suerte de vivir con mi hija desde alrededor de su primer año. Tengo la suerte además de trabajar en casa, así que puedo pasar mucho tiempo viendo a Sofía crecer. No me acuerdo exactamente que día se mudó conmigo, no me acuerdo exactamente que día empezó a caminar, no me acuerdo cuando fue la primera vez que le escuché decir papá, no me acuerdo de un montón de cosas que todos dicen que son importantes. No hago un montón de cosas que dicen que son importantes. Pero hago (y más importante, disfruto) de un montón de cosas que mucha gente pasa por alto.

No creo en la paternidad idílica. No creo que exista tal cosa, un poco como el romance Walt-Disney-iano que nos vendieron de chicos a muchos, la paternidad es algo increíble y enriquecedor, pero es muy distinta a como lo pintan, o tal vez a como yo lo imaginé alguna vez. Creo que es importante que se digan muchas cosas que no suelen decirse, más que nada porque uno es más feliz cuando sus expectativas están correctamente establecidas.

Entonces decidí empezar a escribir un poco acerca de todo esto, para poder ofrecer un vistazo a como es la vida de muchas familias de padres que no están juntos, a como es la vida de algunas madres solteras (porque efectivamente mi vida se parece en muchas cosas a la de una madre soltera), y un vistazo a la particular vida que llevamos Sofía y yo, tirados en un sillón viendo Jurassic Park, jugando en el parque, o comiendo un helado de más de vez en cuando.

View Comments
Navigation