La purga de juguetes del 2014

Es esa época del año en que me toca depurar los juguetes que hay en la casa, en parte sí, para dárselos a niños menos afortunados, pero siendo sincero, en gran parte porque ya no hay sitio para más en MI nuestra casa.

La mañana me allanó con un "let it gooo, let it gooooooo". Yo solo puedo pensar "You let it go, bitch. Maldita Elsa, ok, tus padres te traumatizaron y escribiste una canción deprimente al respecto. Eso ya se hizo hasta el hartazgo en los fuckin' 90's. Aún así, abrí los ojos y me levanté decidido a que finalmente hoy, luego de haberlo postergado varios fines de semana por temas de chamba, era el día. Si la navidad es de los niños, la purga de juguetes es el día en que los padres recuperamos el control de nuestra casa y nos reafirmamos como la cabeza de este clan.

Sí, claro.

Yo ya tenía un mapa mental de lo que hay que regalar, así que procedí a sacar todo de su sitio y empezar a separar. Recuerdo cuando mi mamá hacía lo mismo en mi casa (y nosotros éramos 3, no se cómo lo lograba) así que puedo entender como se siente Sofía.

Empiezo por las cosas obvias, las que se que no va a extrañar. Ella dócilmente me ayuda a separlas. Pero luego llegamos a las cosas de la cocinita, un montón de chucherías para jugar a cocinar, de las que Sofía tiene tenía un costal. Empecé a separar algunas para regalar. Sofía molesta me mira y en un tono desafiante me dice:

  • "El próximo año voy a pedirte a papa noel LOS MISMOS JUGUETES QUE ESTAMOS REGALANDO."
  • "Bueno, el próximo año podemos regalar los juguetes que te regalaron este año."

La enana sólo me mira, yo trato de aguantarme la risa. Tremenda irreverente, como su padre.

Entre tanto la chica que trabaja en mi casa está ordenando los peluches. Esos salieron de la casa sin mucho problema. El problema fueron las etiquetas de ropa que Sofía había ido guardando y que estaban ahí entre los peluches. Me dispongo a botarlas a la basura. Camino hacia el basurero. Estiro la mano. "Nooooooooooooooo!!!!!!". ¿Luke Skywalker acaba de volver a conocer a su padre o qué?.

  • "Papá, yo colecciono esas!!"
  • "Sofía, esto es basura."
  • "Papá, esas etiquetas son parte de mi colección de basura."

Esta vez no pude aguantar la risa. Le devolví las etiquetas y me aseguré de ver dónde las esconde, tal vez un día tenga el valor para deshacerme de ellas.

Ya tenemos varias bolsas de juguetes para regalar, una de ellas esta llena de peluches, otra con algunos libros de pintar, otra con varias muñecas y muñecos. Sofía aún está un poco fastidiada.

  • "¿Y tú que vas a regalar, ahhh?"
  • "La ropa que ya no uso."
  • "¿Y por qué mejor no empiezas sacando eso?"

Yo sólo la miro. El cansacio no me deja dar más explicaciones. Pero ya está hecho. He recuperado el control de mi casa. Todo el terreno que había perdido ante esas invasiones llenas de castillos, ponies, super héroes, dinosaurios y demás seres inanimados es mío nuevamente.

Por un momento, estoy satisfecho.

A lo lejos escucho a su nuevo Furby hablando.

  • "Hola, soy Bee-duh!"

El miedo me atrapa. Yo se en el fondo que lo que realmente está tratando de decir ese bicho es "Maldito adulto, esta es una guerra que no puedes ganar."

Come at me, bro.

View Comments
Navigation